edinar

lunes, 20 de febrero de 2017

del fin de tiempos

Así suceden las cosas, es cierto, no habría de quejarme porque se quebró algo, pero es que el fin es inmininibuiafaifh

jueves, 20 de diciembre de 2012

Cartas de ida y vuelta entre el arte y la poesía.


entre noviembre y diciembre 2006

Para Nathali:
No hallo por donde empezar hoy a escribirte y contarte o quién sabe si confesarme. Veo que no has puesto número a tu fecha, es bueno no dejar tanto cabo suelto para el futuro. Es un deleite poder leer la forma en que sabes expresarte, y no es vano no caprichoso.
Creo será un desorden.
Si vienes de habitar un tiempo remoto eres, entonces, para mí, una fantasía más concedida. Y focault, lo he leído poco, más bien poco, poco, como dirías o escribirías. Y qué buena imagen me das de los espejos, quienes son grandes amigos míos, lejos de cualquier vanidad. Y me pregunto ¿en qué jardín andarás a veces, donde las floreces semejan ser tan hermosas, que necesitan protegerse con púas y pociones para no verse arrancadas de donde quizás no sobrevivirían? No soy jardinero, para recomendarte una forma de tomar las flores, pero he comprado una violeta para que me acompañe en mi habitar diario. Me hablas como si fueses un espectro, visto pero no tocado. 
He creído con mucho dolor que te places sólo en la vanidad de creerme volcada a ti, en un capricho de una forma literaria, en la embriaguez prolongada del hedonismo que sólo te falla entre semana.  Pero  confiar es mi decisión esto me ha quedado grande hoy. ¿Creíste que sólo me placía la forma de tus letras, tu academia que llamas? Has de saber que una buena forma, ante mí, sin algo de contenido, sucumbe fácilmente y pocos son los esfuerzos que haga por ponerla en pie de nuevo. Escucho en tus letras, en tu forma de volcarte en mí que dices, cosas que nunca pretendí leer ni escuchar, aunque sólo resuenen en el silencio de mi mente. No fue tan estricto aquello de mejor ser silentes ante un encuentro, pero si lo haces un pacto vos desde mí, lo acepto. Sólo ha de ser roto si nadie sale herido. Las astillas pueden provocar la muerte.
Me provoca tanto leer de tu pasado, tanto como de lo que aun no consideras penitente contar, el futuro nunca es pertinente, por eso no se deja ver. Háblame me place tanto lo pasado cuando es bien contado, y de ti no dudaría la respecto. Más bien crípticos somos ambos. Que a veces me pregunto, si como por el teléfono, de tantas imágenes, tu hablas de algo y yo de otra cosa. He escogido el género, bueno más que un género es un estilo de un género que te hablé sobre las fotos, voy a usar los réquiem para el trabajo. Hoy tome un rollo pero en realidad son pocas imágenes pues escaloné mucho las tomas. Te cuento al tel. los 10 minutos que pediste mientras me llaman, pasan, siempre han de pasar. 10 minutos pasaron, 10 hablamos, 10 escribí.

Nathali, hoy no engo forma para esta carta pero sentí un acuso de respuesta en ella, si logro escribir algo más lo haré. Me ha placido.



Tuesday, December 19, 2006 6:09:02 PM


Para Luís.  Diciembre.

Amigo, he descubierto que hubo otros como yo.  Al parecer han muerto  casi todos y sólo a uno he podido hallar, para hablarle de aquello que tú sabes que me quema desde dentro.  Para mi lamento y el suyo propio, un poema de Rumi y una obra maestra, me dejó antes de irse.  Mi padre ha vuelto a casa…  Franz Ferdinand será su nuevo nombre hasta que merezca otro.  Es cierto: recolecté tantas flores para vos, abusiva, desmedida e impertinente.  Marchitaron y murieron de tal manera, antes de podértelas mostrar.  Es mi crimen, mi maldad, un error en extremo necio y en parte triste.  Agradezco no ser yo quien otorgue la vida; al menos así descanso en la esperanza, cierro los ojos, confío en la bondad, y entonces me permito destruir…  Esta carta es: un telegrama, un anexo, un apéndice un tumor, un reporte, una declaración una confesión, un dictado, una molestia, una impertinencia, una necedad, una histeria, una cojera, una solicitud y sobre todo (de pronto) una crueldad.  Escribiéndote te quiero, te deseo y tangencialmente te acaricio.  Me  concentro, me expando, me paralizo, me desenfreno.  ¡¿Sabes que la gente me ha nombrado elegante y delicada?! –Esto sólo puede postularme a mejor actriz de reparto, pero cierta  bailarina ha visto la treta de mi cuerpo y ha dicho: “cuando bailas veo la misma contención de una a punto de supernova que en tus dibujos.  Tu violencia no tiene fin ni parangón, pero es que tal violencia la has refinado con  astucia, minucia y maldad. De verdad pareces una dama…”  Y que tu presencia me concentre, me expanda me paralice, no es culpa tuya Luís porque en todo caso no hay culpa, sino mérito tuyo y gratitud mía.  Y me violento y confieso mucho porque aquel que es de los míos, hecho él de vientos inmensotes y  rocas extra grandes, extra suaves y extra eternas, que me traía paz y fuerza, me dejó.  
Porque sé con toda certeza y franqueza que te quiero, te he pedido confíes en mí.  No miento, sino que te digo la verdad de todo.  No me causa vergüenza haberme sentido enamorada de ti, pues, vida fuiste para  mi, maravilla extraordinaria inédita en mi sentir.  Descubrimiento. Te prometí no permitir intentar poseerte ni destruirte, y he cumplido claro, pero estrangular el amor resulta inaceptable a todas luces.  Querido Luís, queridísimo amigo, escúchame ya convulsa, ya calmada, siempre dispuesta a oírte a hablarte, si así  lo deseas.  Yo he vivido días magníficos, pero con tigo vivo  mejor.  Perdóname por favor, por dejar morir de sed todas esas bellas, que de todas formas eran para vos.  Haya paz, y un abrazo al aire luminoso de mi catedral imaginada, abrace la luz multicolor que por los vitrales hechos de tus versos dejó pasar alguna vez un campo virtual, acaso cara secreta de una voluntad creadora suprema mas grande que tu y que yo.

He aquí, cosa más maravillosa que me han sabido dar.  Como signo de amistad y confianza, la comparto con tigo.  Es mi último regalo del año, augurio de próximas palabras.

Escucha la flauta de caña, cómo se lamenta al cantar
Un cuento de alejamiento y separación diciendo:
“Desde que fui separada del cañizal, mi  lamento
Ha hecho gemir a hombre y mujer.
Me hace falta un pecho desgarrado por desunión
Para poder desplegar la pena del ansia del amor.
Todo aquel que es dejado lejos de su fuente desea 
Que vuelva el tiempo en que estaba unido con ella.
En toda compañía he dejado oír mis notas afligidas,
He intimado con los infelices y con aquellos que se regocijan.
Cada cual se hizo mi amigo desde su propia opinión, 
Nadie buscaba mis secretos, desde mi interior.
Mi secreto no está lejos de mi lamento, más oído y ojo
Carecen de luz.
El cuerpo no está velado ante el alma, ni el alma ante 
El cuerpo, sin embargo a nadie se le permite ver el alma”
Este son de la flauta de caña es fuego, no es viento: quien
No tenga este fuego, ¡que nada sea!
Es el fuego del amor que está en la flauta, es el fuego
Del amor que está en el vino.
La flauta de caña es la compañera de todo aquel que
Ha sido separado del amigo: su canto ha hecho pedazos 
Nuestros velos.
                                                                     Rumi

sábado, 15 de diciembre de 2012

Roma Seb


La balanza en el laberinto 
volteó el mundo, 
el desamor va al revés




En la vida romántica, esa de los ismos, uno como poeta, escritor o autor -etiéndase autor como creador independiente, bis de la rama en qué esté subido el mico- sueña con encontrar la musa que le da el empuje de vida a la obra, y hace que la obra cobre vida, primero en uno para luego parirla, verla bailar y disfrutar su felicidad -la de ella y la de la obra, ojalá si juntas- y no morir en el intento de criarla, a la obra, por qué las musas sólo se pueden dejar ser.

jueves, 13 de diciembre de 2012

LA OTRA CARA DEL ESPEJO -la muerte del ego-



Paradoja del alter ego animal en mi alcoba


La nube gris de zeus,

mi alfombra.

Sus rayos, mis teclas.


los truenos

en blanco
un estruendo
de la risa de su juego.



Paradoja del alter ego animal en su alcoba

La nube gris de vinci
mi compañía.

Sus votos, mi poder.

Los aplausos
en negro
el silencio
La conquista de su poder

martes, 11 de diciembre de 2012

Poesía


-empieza sonando The Who con Who you are -



¿Dónde iremos a parar los desprevenidos, 
 aprendidos a ver, beber y bailar en las miserias de los ricos?

¿Dónde nos sentaremos a conversar? 
si para nosotros no hay cielo, tampoco infierno

¿Cómo moraremos en la eternidad?
 si la muerte es tan causal

¿Dónde nos hemos de sentar a comer?
si por vos y yo, 
  como dice el Abad, 
     el Lince, 
        no dan un peso.

Si quisieramos mirar atrás...

¿Hacia a donde debemos girar la cabeza con lo cuántico tan en voga?

No me des una respuesta, si después no hay más preguntas.



-Termina sonando Ace of base con The Sign- 


sábado, 1 de diciembre de 2012

Celos de mi musa

No nací para amar una mujer igual a mi madre

a ella por dejarme vivir en medio de su seno
no le escribo odas para amarla y darle gracias.

No le escribo versos, canciones o himnos
para que me perdone por el sufrimiento que le he causado,
no terminaría de hacerle un cuadro o una escultura a su nombre y su fuerza.

sólo puedo viajar a verla para decirselo en un abrazo, la llamo a su celular o por skype se las recito en vivo y de improviso.

martes, 30 de octubre de 2012

esperándola bajo una flor


hay un cobertizo hecho de un pétalo,
con el telescopio del rocio me asomo a sus pies
que raudos avanzan sembrando muerte sin notarios
aferrado con una mano del pendúculo
sobrevivo al temblor de sus pasos
los filamentos iridiscentes como luciérnagas atajan la luz entre sus sombras

hay un cobertizo hecho de un pétalo
bajo la coloreada luz
cada amanecer miro por el telescopio del rocio
hoy el infinito es borroso en el horizonte un punto estruendoso escucho venir